Elige una vida sana por convicción y para siempre. Te enseño cómo.

Cuando hablo de disfrutar la vida sana, a diferencia de muchos otros movimientos que lo que promueven es solo el “vive sano”, estoy promoviendo y proponiendo, con la certeza de que si se puede, que no solo tengas una vida sana, si no que la ames, la prefieras y la ELIJAS.

 

¿SE PUEDE?

100% se puede

 

¿CÓMO?

Es un proceso largo, o no tan largo, en el que vas cambiando las perspectivas que tienes, y vas modificando tus maneras de actuar y responder ante tus actividades. Se oye complicado pero simplemente es un cambio de chip mental; que te va ayudar a cambiar la manera de ver la vida sana, y lejos de ser aburrida y necesaria; se va a volver atractiva y elegida.

A lo largo de mi carrera profesional he cambiado el chip de mas 7 mil pacientes, créanme que lo menos importante en mi consulta es la dieta, ver como mis pacientes se transforman y no de gordos a flacos, si no de reprimidos a libres, me llena de satisfacción.


Es por eso que hoy te invito a unirte a este movimiento de Disfruta La Vida Sana, y a tomar las riendas de tu vida.

Sé responsable y consecuente de tus actos, cambia la culpabilidad por responsabilidad. Encuentra tu equilibrio, el punto medio que te hace sentir feliz pero sin remordimiento, disfruta la vida sana, adoptala y olvídate de ese péndulo que va y viene de un extremo a otro.

 

PARTE 1

Hablemos de los diferentes tipos de personas.

1.El que odia vivir sano, y si su tío vivió 100 años fumando y comiendo frito el va a vivir 102.

2.El que odia la vida sana, pero la considera necesaria.

3.El que está en una vida sana, pero extraña su vida normal.

4.El que su vida es sana.

Los voy a tratar de definir con ejemplos:

1.-Es el típico que come McDonalds, y se burla del que se levanta temprano para ir al gym.  Si tú estás en este grupo, seguramente ni siquiera estás leyendo mi blog. Disfruta tu vida insana.

2.-El que ama la comida chatarra, desvelarse y levantarse tarde pero está consciente de que hay una vida más sana. Si tú estás en ese grupo, bienvenido a mi blog.

3.- Aquél que se levanta para ir al gym, come sano, hace yoga, o cualquier actividad que considere que le hace bien, pero porque tiene que, no realmente porque le gusta. Quizás ya en el día a día no le disgusta, pero no le fascina. Si tú eres uno de estos bienvenido a mi blog, juntos encontraremos la ruta que te lleve del tener que, al querer y elegir.

4.-Éste es el que sin cuestionarse se levanta para ir al gimnasio, el que no tiene días libres en la dieta pero el ni cuenta porque para él todos son días libres. El que se va de viaje y no regresa pensando que tiene que bajar lo que subió, el que da entre flojera y envidia a sus amigos que creen que el sacrificio que hace no vale la pena. Si eres uno de esto, ¡felicidades… disfrutas la vida sana!

 

PARTE 2

QUITATE LA PALABRA RESTRICCIÓN DE LA CABEZA

No se trata de sacrificio, nadie quiere que vayas a la fiesta y te quedes castigado sin vino, o sin pastel. Cuando tienes restricción, tienes deseo, tienes ansiedad, cuando piensas en que no puedes, te empiezas a martirizar, y esa represión es lo que nos lleva al extremo.  

Yo te propongo que quites la palabra restricción de tu vocabulario, empieza a darte permiso pero con CONTROL. Tener pastel y vino siempre que sea ocasión, pero con control.

 

PARTE 3

Ya en serio…¿realmente todo lo sano es horrible?

Tenemos asociaciones absurdas como la de que la azúcar es deliciosa y la verdura es horrible. ¿En verdad piensas eso? Échale el mismo empeño a tu ensalada que el que le echas a tu postre, ponle la misma carga en tu mente a la ensalada que al brownie, imaginala, saboréala y entonces hazla deliciosa. Que tal si te pongo un pastel feo y mal horneado. ¿Se te antoja? Y qué tal un salmón asado en su punto, doradito, acompañado de una papas con romero, espárragos asados y un poco de ensalada con olivo de buena calidad.  ¿Se oye muy mal? Deja de darle a lo insano tanto valor, no siempre es tan padre.

Y esto llévalo a lo que tu te imagines.. hacer ejercicio: yo creo que una clase de zumba, spining o box, dependiendo tu estilo, puede ser mucho más agradable que estar con algunas personas, o que un rato de series, o peor aún que matar el tiempo en facebook.

Sácate esas ideas que lo sano es de flojera, todo en esta vida es tan padre o tan de flojero como te lo hagas tú…

 

PARTE 4

SER BIEN PORTADO

Me encanta ese término: “me porté bien”. La mayoría de los pacientes usan ese término como diciendo… “hey no comí nada que no debía” o “me restringi lo suficiente”. Yo lo que espero de ellos es que no noten esa diferencia entre el me porté bien y el me porté normal. Un paciente es exitoso cuando no hay diferencia entre el bien y lo normal, y no precisamente porque haga la dieta perfecta, simplemente porque deja de tener esas asociaciones de restricción, con premiación. Ojo les puedo asegurar que la gente que se ve bien, lejos de vivir una vida restringida, vive una vida plena, porque disfrutan lo que hacen y hacen lo que les hace verse y sentirse bien.

 

 

icono25x25

Amelia Mougrabi