Mi propósito hoy es aprender a comer mas despacio.

A lo largo de mi vida he hecho un sinfín de cambios para estar sana, comer lento es uno que definitivamente no había logrado, Así que me di la tarea de investigar los  pasos a seguir para lograrlo…

Lo primero que hice es realmente desearlo y estar convencida de que comer más despacio es un hábito que quiero tener.

Así que lo concienticé y lo hice mío. Puse unos post it en los lugares donde como normalmente, en mi caso fue la oficina y la casa para recordarme que estoy en ese proceso  Y le pedí a la gente que regularmente come conmigo que me recordara que quiero comer más despacio, y con esto tome un compromiso.

Para reforzar lo puse come fondo de pantalla en mi celular a modo de recordarme que tengo un propósito.

Después asocié comer despacio con sentir la textura de lo que estoy comiendo y con eso me di la tarea de masticar más veces y disfrutar lo que estoy comiendo no solo por su sabor, si no por su textura; aprendí a disfrutar más lo que estoy comiendo. Si los disfruto lo quiero hacer más tiempo y hay 2 caminos comer más o comer más lento.

Al principio fue una tarea de estarme recordándolo cada vez que comía, conforme pasaron las primeras 2 semanas de pronto me di cuenta que comer despacio ya era parte de mi vida, cuando empezaba a comer en vez de decirme “quiero comer despacio”, empecé a notar un “estoy comiendo despacio”

Así que lo que conseguí fue:

  • Comer más lento
  • Disfrutar más lo que como
  • Concientizarme de lo que como
  • Saborear la comida también por medio del sentido del tacto; ahora comer no solo se trata del sabor, también se trata de la textura.
  • Mejorar mi digestión

Y ahora me lleno más rápido y por lo tanto como menos.

En conclusión comer despacio te ayuda a disfrutar más la comida comiendo menos cantidad. Además de no sentirte inflado ni incómodo.

Y puedo decir que fue mucho más fácil de lo que pensé.

“Se suma un buen hábito más a mi vida sana.”

 

 

Grace Kamaji